jump to navigation

Forbes, la desenmascaradora 16 diciembre, 2010

Posted by Producción UMH Grupo 19 in Moisés Martínez Jover.
Tags: , , , ,
trackback

PR8201019/Moisés Martínez Jover

Las noticias antes de salir a la calle deben recorrer un largo camino. El paso principal es que la información obtenida debe estar totalmente controlada por el periodista y sus superiores. Cuando el periodismo deja de informar, de acercar la realidad a los lectores, entramos en un mundo de ficción. En la película ‘El precio de la verdad’ a los periodistas, y en especial al protagonista, Stephen Glass, ese paso primordial es un punto inexistente en su agenda.

Stephen Glass, era el periodista más joven de ‘The New Republic’. Era un gran genio a la hora de escribir pero a la vez era un experto en inventar y falsear sus fuentes. En varias ocasiones fue descubierto pero su director le permitió seguir en el trabajo mientras haciendo la vista gorda a todas las falsedades de su redactor.

Como bien asegura Glass durante la película “hay directores buenos y malos, en mi caso es bueno y por lo tanto defiende a sus redactores de todos los rumores”. Cuando el director “bueno” es despedido, entra en escena un nuevo director. Una nueva noticia hace sospechar a un medio más pequeño que el periódico y mueve todos los hilos para evitar que ‘The New Republic’ siga mintiendo a todos sus lectores y desprestigiando la profesión “más bonita del mundo”. Esto provocó que Stephen Glass fuese despedido del periódico estadounidense. Años después de ser despedido, escribió la novela ‘El Fabulador’ en la que cuenta su propia historia.

La revista ‘Forbes’ desbaratadora de Stephen Glass nació en 1917. Es una revista especializada en el mundo de los negocios y las finanzas. Adam Penenberg, miembro de Forbes, fue el encargado de sacar a la luz el pastel. Mientras él buscaba todos los medios para derrotar a Glass, este no hacía más que desmentir y dar a Penenberg números de teléfonos y nombres falsos.

Esto no es periodismo. El periodismo es un trabajo diario y de gastar suela de zapato. Las noticias no van a la redacción por si solas, hay que salir a la calle y buscarlas. Nada de mentir a los ciudadanos. Si existen hoy en día periodistas como Glass, hay que acabar con todos ellos.

Titulares:

El periodismo consiste en descubrir la verdad

Siempre hay que tenerlo todo controlado. Nunca suponer

Ficción y periodismo, malos compañeros

Las noticias se publican para informar no porque sean divertidas

Hay que saber para quien se escribe

Las mentiras tienen las ‘paticas’ muy cortas

El prestigio se alcanza siendo creibles

Las fuentes son las mejores amigas del periodista

Stephen Glass, el ‘impostor’ periodístico

La vanidad y la fama los peores aliados del periodista

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: