jump to navigation

Stephen Glass: vivir rápido, morir joven 16 diciembre, 2010

Posted by Producción UMH Grupo 19 in Daniel Valero Carreras.
Tags: , , , , , , ,
trackback

PR8201019/Daniel Valero Carreras

Una vez un compañero de clase me comentó que en México la gente había perdido el respeto a la vida. Desde muy jóvenes, los adolescentes se dedicaban a la delincuencia y al tráfico de drogas con una única misión, vivir con las mejores condiciones que el dinero del narcotráfico les podía dar, hasta morir jóvenes o acabar en la cárcel debido a sus actividades delictivas.

El jueves una atleta reconocida como Marta Dominguez “presuntamente” comerciaba con sustancias dopantes, con el fin de lucrarse económicamente. De nuevo se repetía la historia, conseguir éxito y fama con actividades poco éticas, eso sí, hasta que te pillen. El periodismo no es ajeno a todo ello.

Stephen Glass

Stephen Glass nació en 1972 en Chicago. Con 23 años y después de licenciarse en Periodismo, en la Universidad dePensilvania, entró a formar parte de la prestigiosa revista norteamericana “The New Republic”. Sus artículos en los que hacía hincapié en historias humanas, descritas al mínimo detalle, llamaron la atención de las principales revistas estadounidenses. Tanto es así, que llegó a colaborar con publicaciones como Rolling Stone, Harper’s…

Adam Penenberg

Todo muy bonito, pero tras la divulgación de su artículo “Hack heaven”, la sospecha cayó sobre él. El reportero de Forbes.com, Adam Penenberg, descubrió que la historia era completamente inventada. Tras numerosas investigaciones y a pesar de que Glass aseguraba que había sido víctima de un engaño, su director, Charles Lane, tuvo que despedirlo tras comprobar que el joven periodista había mentido en 27 de los 41 reportajes que había realizado.

Como ya hicieran Janet Cooke (que se vio obligada a devolver el Pulitzer al inventar el reportaje “Jimmy’s World) u otro de sus predecesores, Jayson Blair (que utilizaba el “copia y pega” para realizar sus informaciones), Sthepen Glass inventó fuentes, manipuló información, incluso creó falsas páginas webs. Pero lo principal es que faltó a la primordial característica que el periodista debe tener con sus lectores, la veracidad. ¿Por qué lo hizo? ¿Fama? ¿Dinero? ¿Prestigio? ¿Presión por triunfar?… Obligado a dejar la profesión periodística, en 2003 escribió una novela biográfica titulada “El Fabulador” y actualmente vive en Los Ángeles. Glass vivió rápido y murió joven.

TITULARES:

Sthepen Glass engañó a los lectores

The New Republic debió haber contrastado mejor los artículos de Glass

La labor del periodista es transmitir información veraz y contrastable

El periodista debe contrastar las fuentes

El periodista nunca puede dar algo por supuesto

Las acciones de periodistas como Glass hacen mucho daño a la profesión periodística

El periodista debe separar la realidad de la ficción y la información de la opinión

El abuso de las nuevas tecnologías y el “copia y pega” pueden ser un enemigo del periodista

Internet es una buena fuente de información pero hay que utilizarla con responsabilidad

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: