jump to navigation

Mejor fracasar con honra que triunfar por fraude 17 diciembre, 2010

Posted by Producción UMH Grupo 19 in Carlos Carpallo Pericás.
Tags: , , , ,
trackback

PR8201019/Carlos Carpallo Pericás

El ansia por la fama y por los favores que ésta otorga pueden distorsionar las mentes de las personas más humildes, alejándolas de una lúcida perspectiva de la realidad y de un correcto sentido del deber. También puede ocurrir que, cuando alguien triunfa y se espera mucho de él, el estrés turbe su mente, superado por las circunstancias al no saber cómo responder a las expectativas.

Stephen Glass cayó presa de estas bajas pasiones convirtiéndose en uno de los mayores exponentes de fraude periodístico en Estados Unidos, cuando el medio digital “Forbes” reveló que su artículo “Hack Heaven” era falso. A partir de ese instante, sólo era cuestión de tiempo que alguien echara abajo el gran castillo de naipes que resultó ser su trabajo para “The New Republic”.

Para tratar de explicar su comportamiento, Glass argumentó que actuaba para ganarse el respeto y la estima de su público. Pero por muy buenos motivos que éstos fueran, y pese al talento que de sobra había demostrado, ninguno de sus compañeros pensó que pudieran justificar sus abyectos métodos y el engaño bajo el que les había mantenido durante tanto tiempo.

Desgraciadamente, no es el único caso de fraude que se conoce ni tampoco será el último. Puede que estos tiempos de inmediatez, voraz competencia informativa y pérdida del contraste de fuentes hayan creado muchos más “Glasses” de los que imaginamos. Sólo nos queda esperar que el refrán esté en lo cierto.

Titulares:

Stephen Glass: “Mentí por estima”.

La verdad es la materia de trabajo del periodismo.

La inmediatez no es excusa ante la falta del contraste de fuentes.

Internet es una fuente inagotable de información pero carece de control, por lo que hay que aprender a usarlo.

Un buen periodista siempre puede encontrar algo que contar.

Glass mantuvo su mentira incluso tras las evidencias mostradas por “Forbes”.

El ansia de gloria nubló la mente de Glass.

Stephen Glass acabó escribiendo un libro contando su trayectoria en “The new republic” llamado “el fabulador”.

Que un editor controle el trabajo de sus periodistas no significa que no confíe en ellos.

Es necesario ganar la lucha por la pérdida de la documentación.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: